Salud

Cómo mantener tus huesos saludables

buenos huesos

Tener huesos débiles puede parecer un problema exclusivo de la tercera edad, pero es algo que nos involucra a todos. Desde bien temprano en la adolescencia es mucho lo que podemos hacer para mantener los huesos en la línea saludable.

Mantener unos huesos saludables es posible

huesos saludablesQuizás aprendiste en la escuela que los huesos son el soporte natural del cuerpo, y estos son muy fuertes y resistentes. Los huesos continuamente se degradan y se auto regeneran y cuando estamos en la década de los treinta es cuando alcanzamos el máximo nivel de masa ósea, es decir empezamos a perder más hueso del que ganamos.

Hay factores como la genética y la dieta que contribuyen a mantener la salud ósea, pero cuando no es así llega la temida osteoporosis y los huesos se vuelven frágiles y se rompen fácilmente, siendo en la mujer más común este tipo de problema.

Para evitar estos problemas en un futuro y mantener unos huesos saludables, lo mejor es tomar medidas bien tempranas en la vida y reforzar nuestra masa ósea para evitar o minimizar la pérdida.

Hay factores de los que no podemos escapar, como el estado de menopausia, la raza y el sexo que inciden en las probabilidades de osteoporosis.

Conoce tus antecedentes familiares

El historial familiar es un indicador clave de la salud de tus huesos. Los que tienen un padre o un hermano que tiene o tenía la osteoporosis, son más propensos a desarrollarla en el futuro.

El consumo de calcio ayuda

Este mineral es vital para el desarrollo de los dientes y los huesos. Pero lo realmente importante es ayudar al cuerpo a absorber el calcio con alimentos ricos en vitamina D. Algunos estudios realizados en mujeres posmenopáusicas han demostrado que el calcio por sí solo no tiene un gran efecto sobre la densidad de los huesos.

No te olvides de la vitamina D: donde hay calcio, tiene que haber  vitamina D, ya que ambos trabajan juntos para ayudar al cuerpo a absorber el calcio de los huesos. Alimentos como los camarones, cereales, zumo de naranja, sardinas, huevos y el atún son ricos en vitamina D.

El cuerpo también produce vitamina D cuando se expone al sol: tan solo  10-15 minutos de exposición tres veces a la semana es suficiente.

La vitamina K es también importante.

Vitamina KLa vitamina K es conocida sobre todo por su efecto en la coagulación de la sangre, pero también ayuda al cuerpo a producir proteínas para tus huesos.

Un estudio comparó los efectos de las vitaminas K y D en la absorción de calcio en ratas, y resulta que las dos vitaminas funcionan bien juntas: la vitamina D estimula la absorción de calcio en el intestino, mientras que la vitamina K reduce la cantidad de calcio excretado por el cuerpo.

Alimentos como la col rizada, el brócoli, la acelga y la espinaca son ricos en vitamina K.

Sube el potasio

El potasio puede neutralizar los ácidos que eliminan el calcio del cuerpo. Las patatas dulces, papas blancas (con la piel), el yogur y el plátano son alimentos ricos en potasio.

Leave a Comment