Salud

Los mejores remedios caseros para tu salud

remedios caseros para salud

Los remedios caseros nos recuerdan siempre a nuestras abuelas, quienes con simples mezclas de hierbas podían curar pequeñas llagas en nuestro cuerpo, combatir una gripe, ayudarnos con un dolor de oído y aliviar un dolor de cabeza.

Remedios caseros que funcionan

Estos tratamientos naturales suelen funcionar muy bien si se saben aplicar correctamente. Las recetas se comparten hasta en las áreas de medicina integral como complementos a los tratamientos farmacológicos.

A continuación, mencionaremos cuales de estos son lo más efectivos para aliviar los malestares más comunes en el hogar.

El clavo como especia en la boca

Coloca el clavo como especia contra tu diente dolorido, mastícalo, espera unos minutos para que se ablande y luego escúpelo.

Tu encía estará entumecida durante aproximadamente una hora. Puedes repetir el ejercicio con la frecuencia que desees aunque sin duda tendrás que ir al dentista, ya que los dientes no tienen poder curativo.

Las propiedades antisépticas y anestésicas de esta especia son atribuibles al eugenol, el principal componente de la esencia del clavo.

Este compuesto aromático se utiliza en farmacia para reducir el dolor, así como en odontología. Mezclado con óxido de zinc, proporciona un cemento temporal que sirve como un apósito curativo para las cavidades de descomposición antes del llenado final.

Sin embargo, debes tener cuidado, se han notificado casos de intoxicación con aceite de clavo en niños con encías cubiertas.

Jengibre para calmar las náuseas

Varios estudios reconocidos han demostrado que el jengibre actúa como un bloqueador de nauseas en casos de angustias atribuibles al embarazo o a la cirugía. Mastica un trozo pequeño de aproximadamente 1 g de jengibre crudo, déjalo durante unos minutos y escúpelo.

También puedes tomar una infusión caliente que hayas preparado hirviendo trozos de raíz en agua durante 5 o 10 minutos. Calcula el equivalente de una cucharadita de jengibre molido por taza de agua (aproximadamente 2 g) y limítate a 10 g de jengibre fresco al día o 2 g de jengibre seco, dividido en varias dosis.

El jengibre también puede ayudar a calmar los cólicos intestinales y la hinchazón. Sin embargo, su eficacia está menos documentada con respecto al mareo por movimiento, donde las náuseas son causadas por una alteración del oído interno.

Ten cuidado, el jengibre tiene propiedades anticoagulantes, por lo tanto, está contraindicado para las personas que toman anticoagulantes, las personas con úlceras estomacales y las mujeres con períodos menstruales abundantes.

Bicarbonato de sodio en las picaduras

Para aliviar la picazón de las picaduras de mosquitos, avispas e insectos en general, mezcla un poco de agua y bicarbonato de sodio para hacer una pasta que aplicarás en las áreas irritadas. En caso de mordeduras múltiples o varicela, puedes simplemente verter 1/2 o 1 taza (125 a 250 ml) de bicarbonato de sodio en el agua del baño.

El bicarbonato es un agente alcalinizante que puede, en algunos casos, neutralizar el veneno o aliviar la irritación local. Son muchas las cremas y pomadas que poseen bicarbonato de sodio, siempre para aliviar las afecciones de la piel.

Vinagre para los oídos

Puedes evitar infecciones de oídos después de haber estado en una piscina. La solución más efectiva es verter gotas de agua mezclada con vinagre blanco. Normalmente, cuatro gotas de esta preparación por oído para niños y ocho para adultos son suficientes para acidificar el canal auditivo y reducir el riesgo de infección.

Las bacterias crecen pobremente en ambientes ácidos, especialmente, aquellos que atacan la piel y las orejas. Por otro lado, debes tener en cuenta que si la infección ya está presente, este tratamiento no tendrá efectividad, así que deberás consultar al médico.

Leave a Comment