Negocios

Empleadas del hogar post Covid-19

La llegada de la pandemia de Covid-19, ha hecho que todos los sectores de la sociedad se reorganicen en muchos sentidos.

Cambios en la vida de las empleadas del hogar

Uno de los sectores mayores afectados ha sido el de las empleadas del hogar, ya que estas se han quedado en gran medida sin sus plazas de trabajo, por lo que la era post coronavirus puede ser un tanto incierta para ellas.

Subsidios económicos

  • Una de las grandes interrogantes de las empleadas del hogar, es hasta cuanto podrán recibir el subsidio económico según el Real Decreto-ley 11/2020, del 31 de marzo de 2020, ya que estas tuvieron que dejar de prestar sus servicios de forma temporal, a fin de reducir el riesgo de contagio del Covid-19.
  • En el sistema especial de empleados del hogar están afiliadas más de 394 mil personas, pero según la última encuesta de población activa (EPA) realizada en 2019, existen al menos 580 mil personas que se dedican a las actividades domésticas.
  • Quienes pudieron solicitar los subsidios, señalan que la cantidad de dinero a recibir es prácticamente una limosna, por lo que a la larga y de igual forma, les acabará por afectar, que de por sí ya era bastante bajo con respecto a otras profesiones.

productos de limpieza necesarios en cualquier hogar

  • Sin embargo, no todas las empleadas del hogar entran en la aplicación de dicho decreto, ya que solo el 68% de ellas se encuentran contratadas de forma legal, por lo que quedarían fuera de su aplicación y por consiguiente no recibirán compensación económica.
  • Estas mismas normativas son por las que las empleadas del hogar se preguntan cómo será su futuro laboral una vez que termine la pandemia y comience la nueva normalidad, donde temen que las plazas laborales se reduzcan aún más.
  • Dicho temor se base en el miedo que podrían sentir las empresas, si llegarán a contratar a un tercero y este pudiera contagiarlo con el virus.
  • A medida de que transcurren los meses, el temor de las empleadas del hogar va creciendo, ya que el pago de dichas ayudas económicas en muchos de los casos ha tardado en llegar.
  • Mientras que estas empleadas domésticas se encuentran luchando por el pago de sus obligaciones, gastando sus pocos ahorros y perdiendo sus cotizaciones.
  • Solo en el mes de mayo más de 27 mil empleadas del hogar solicitaron el subsidio extraordinario reiterado.

Nuevas condiciones de trabajo

  • La dinámica que tendrán las trabajadoras del hogar también cambiará.
  • Quizás aumente en gran medida las actividades dentro de sus plazas de trabajo, teniendo en consideración que quienes las contraten querrán que sus casas además de estar limpias, también estén higienizadas para evitar la proliferación de bacterias y de cualquier virus que puedan contener las superficies de sus hogares.
  • El problema no es la cantidad de actividades a realizar, pero si el pago que recibirán por ello.
  • Quienes se dedican a las labores domésticas, en su mayoría lo hacen por hora, pero si las personas a que les contratan se niegan a pagar un incremento de tarifas o aumento en las horas de contrato, comenzará una nueva problemática del sector.
  • Ya que efectivamente se contratará menos este tipo de servicios, hasta el punto en que las empleadas del hogar podrían ceder y finalmente prestar un servicio adicional por el mismo precio por el que ya trabajaban, u ofrecerlo a uno inferior.
  • Además, existe la posibilidad de que quienes contraten a empleadas del hogar, quieran hacerlo sin ningún tipo de contrato, ni pago de prestaciones, ya que de hacerlo por la vía legal, tendrían que realizarle un examen de PCR, así como de anticuerpos, para poder validar que no se encuentra contagiada con el virus Covid-19, lo que supondría un gasto adicional para los empleadores.
  • Ya durante la pandemia, las empleadas que siguen con sus labores domésticas, han denunciado en varias oportunidades que no reciben material de protección alguno contra el virus.
  • Es por eso que un gasto adicional como exámenes médicos, es más improbable que estos quieran pagarlos.

Entre la desigualdad de derechos y la incertidumbre

  • Pese a que las empleadas del hogar cuentan con un sistema de registro, es considerada su labor como legal en España, no cuentan con los mismos derechos con los que sí tienen otros sectores, como la misma cobertura de sus derechos labores y prestaciones sociales, no cuentan con negociación colectiva, protección en salud laboral, entre otros.
  • Es esa desigualdad de derechos la que aumenta el estrés de las empleadas del hogar, porque si bien ya de por sí era un sector vulnerado, ahora y a raíz del Covid-19, puede que se incrementen las desventajas del sector y termine afectando a las miles de personas que trabajan en este.
  • Muchas de estas trabajadoras expresan sentirse abandonadas, a la deriva, desde antes de la pandemia, pero que ahora se ha incrementado ese sentimiento considerablemente, ya que no existe una ayuda tangible que les permita ver que todo se solucionará.
  • Aunque a muchas prometieron llamarlas de nuevo una vez que terminase el confinamiento y se supera de la pandemia, manifiestan no estar seguras de que esto suceda, ya que en su mayoría se trata de personas mayores que requieren ayuda pero que tienen mucho temor a contagiarse, teniendo en cuenta que son las personas más vulnerables al virus.
  • Son muchas situaciones encontradas las que pasan por los pensamientos de las empleadas del hogar y que lamentablemente no parecen tener aún una solución efectiva en corto plazo, lo que hace que la situación se complique más.

Solo queda esperar que las respuestas del Gobierno Nacional puedan darle un poco de tranquilidad a este sector de la sociedad.

Leave a Comment